Menú

Australia congela el tiempo, Mercedes sigue dominando

0

Lo único que parece haber cambiado es el nombre del piloto que lidera la clasificación por el Mundial, Valtteri Bottas, pero los Mercedes siguen siendo los mejores en carrera, los Ferrari se han vuelto a desdibujar, pese a sus expectativas tras la pretemporada, Red Bull se mantiene más que al acecho, ¡con Honda! , y McLaren sigue sin convencer.

El rendimiento de los Ferrari nos ha dejado, la verdad, un poco fríos, quizás porque la pretemporada anunciaba cambios. El equipo italiano había dado muestras de haber reducido, durante el invierno, la distancia frente a las flechas plateadas y esperábamos un arranque del Mundial algo más competido. Y no ha sido así ni mucho menos. No ha debido sentar demasiado bien en Maranello ver como Vettel no solo no podía acercarse a los Mercedes sino que ni siquiera pudo contener al Honda de Verstappen. Y pese a que Albert Park es una pista donde adelantar es especialmente complicado el Honda sorprendió a propios y extraños pasando a los italianos y acechando muy seriamente a los Mercedes.

Con el permiso de Mercedes y de su victoria, en este primer gran premio de la temporada el protagonista ha sido, sin duda, Max Verstappen con un coche totalmente nuevo y luciendo un motor que hasta ahora parecía que sólo daba problemas, hasta que Adrian Newey le ha hecho un traje a medida que le sienta muy bien. Siendo justos el verdadero artífice que del Red Bull- Honda haya funcionado ha sido en gran parte por el gran trabajo de Verstappen. El piloto holandés tuvo la posibilidad de ganar la carrera mientras que su compañero de equipo Pier Gasley ni siquiera consiguió meterse en la zona de puntos y cuando hay esas diferencias es que hay mucho de piloto. Independientemente de lo que ocurra en las próximas carreras, cuando Ferrari ocupe el que se supone que es su lugar, la escudería del Toro puede estar más que contenta, yo diría que exultante, de haber conseguido hacer un coche que puede ganar con un motor cuestionado y criticado durante mucho tiempo. Me puedo imaginar las caras de los directivos de Honda viendo su coche subir al podio mientras que McLaren ha arrancado con un coche en llamas y otro lejos de los puestos de cabeza.

Y sí, es verdad que el coche de Sebastian Vettel no ha ardido, como el de Carlos Sainz pero seguro que por su cabeza no pasaban pensamientos positivos. "¿Por qué vamos tan lentos?" le preguntó Vettel al muro. "No lo sabemos todavía", contestó el equipo. Vamos un desastre. Un desastre doble para Vettel que además ha tenido que sudar para frenar a su compañero de equipo, el ambicioso Leclerc.

0
comentarios

Herramientas