Menú

Alonso, sin suerte, solo ante el desierto

0

Está claro que para ganar no sólo una carrera sino un Mundial de Fórmula1 hay que tener, además de un buen piloto y un buen coche, muchas dosis de fortuna. Y esto es lo que le ha faltado en Bahrein a Fernando Alonso.

Y eso que la salida fue buena. Incluso hubo buena disposición en las luchas en las primeras vueltas con Vettel y con el hombre de la pole, Nico Rosberg. Pero la entrada en este deporte de dispositivos como el Kers o el DRS han hecho a los pilotos y a los equipos dependientes de la tecnología, que tanto ayuda cuando no da problemas, como hoy.

Pese a todo, Fernando es un piloto que se crece ante las adversidades y sirviéndose de su habilidad, de su potencial y también de su Ferrari, remontó desde la decimoctava posición hasta el último puesto con derecho a puntos. El viejo truco de la aspiración ayudó al asturiano, que también se benefició de la gran atracción de la carrera, la lucha entre los dos McLaren y de estos a su vez con Mercedes.

Fernando Alonso siempre ha dicho que esa compañera llamada suerte, al final de la temporada, se reparte entre todos los pilotos por igual. Algo con lo que no estoy necesariamente de acuerdo, pero que en esta ocasión caso espero que se cumpla. Aún con todo no se le puede poner ni un solo pero a la carrera del asturiano. Qué poco ha durado la cómoda victoria de China, y qué cercano parece ahora el abandono de Malasia.

Al margen de las vicisitudes del piloto español, en el circuito de Sakhir hemos vuelto a ver el poderío de Red Bull de las pasadas temporadas. Está claro que cuanto más duro es el neumático mejores prestaciones da el coche.. En Bahrein Vettel tenía claro lo que quería: ganar. Desde el inicio se mostró muy agresivo y sin esperar a que el DRS se activara ya había adelantado a Fernando e incluso a Rosberg, colocándose en la cabeza.. Está claro que nadie es tricampeón del Mundo por casualidad, y nadie puede quitarle ni un ápice de mérito a la victoria del piloto alemán.

Después de Red Bull hoy los hombres más contentos en las instalaciones de Sakhir eran los del equipo Lotus, que han confirmado su buen momento de forma después de colocar a sus dos pilotos en el podio. Ojo con la escudería, pero sobre todo con Raikkonen, porque sin ser favoritos empiezan a serlo.

Y dejo para el final las luchas que han evitado que muchos se durmieran esta tarde. En McLaren seguro que a la llegada al box Sergio Pérez se ha llevado algún tirón de orejas. Parece que el mexicano tiene mucha prisa en hacer un buen resultado y le da igual a quién tenga que pasar por encima, le da igual si es su compañero de equipo Jenson Button, o si tiene que echar fuera de la pista a Fernando Alonso.

Malas maneras del mexicano, que no serán investigadas por la FIA, que no emitió ni un solo comunicado de investigación. Lances de carrera un poco feos para alguien que aspira a ganar. Pese a todo, los adelantamientos entre los Mclaren, Mercedes y el Ferrari de Alonso pusieron la sal a un gran premio que se quedó soso muy pronto.

Lo peor es que tanto Vettel como Raikkonen se escapan en la general con respecto a Alonso, que ya no se puede permitir más fallos si quiere seguir optando al Mundial. Esperemos que ante la afición española en Montmeló todo, el coche, el piloto y la suerte, estén alineados. 

0
comentarios

Herramientas