Menú

A Fernando Alonso le gustan los 90

0

"El año que viene, dedos cruzados, volveremos a una Fórmula 1 normal", ha asegurado Fernando Alonso. El piloto español se ha referido de esta manera al gran cambio que supuestamente vivirá la Fórmula1 el próximo año debido a la entrada en vigor de una nueva normativa técnica y deportiva. Es la gran oportunidad para todos, incluidos Alonso y McLaren, para derrocar a Mercedes en pista. El concepto híbrido no desaparece pero se combina con una vuelta a la década de los noventa, chasis y alerones más anchos, menor protagonismo del tren delantero, y lo más importante de todo, neumáticos también más anchos y libertad en el desarrollo de la unidad de potencia.

El objetivo es que los monoplazas sean más rápidos en el paso por curva, más agresivos. Esto requerirá una mayor preparación del piloto que tendrá que soportar los G, sobre todo en su cuello, pero aportará espectacularidad. El propio Fernando Alonso ha asegurado en este sentido que tras dar “150 vueltas con el monoplaza actual, bajas un poco sudado, antes (con otros motores y neumáticos), dabas diez vueltas y necesitabas dos horas de masaje".

El piloto español habla de recuperar sensaciones pero también de recuperar la libertad de poder correr al máximo durante toda la carrera sin tener que preocuparte de la degradación y conservación de los neumáticos. Una reflexión que el piloto asturiano comparte con Sebastian Vettel, deseoso de que llegue su oportunidad el próximo año gracias a las nuevas normas.

El compromiso que se adquiere con el nuevo reglamento es que las distancias en tiempos entre los monoplazas de la parrilla no superen los tres segundos entre el más rápido y el más lento. Para ello los nuevos neumáticos y la desaparición de los tokens deberían ser suficientes para acortar las distancias.

Pirelli ha trabajado a contrarreloj para encontrar un neumático que permita a los pilotos ir con el pie a fondo en todas las vueltas sin que la seguridad de sus gomas se vea comprometidas por un excesivo desgaste. Al parecer ese compuesto ya está listo, a lo que hay que añadir que los neumáticos la próxima temporada serán más anchos, lo que puede permitir que los tiempos bajen hasta tres segundos por vuelta.

No menos importante es la libertad que la FIA dará a los constructores para evolucionar la unidad de potencia. Desaparece el sistema de tokens, unidades de desarrollo, que ha limitado a los equipos poder mejorar el coche en la segunda parte de la temporada. Por supuesto esto beneficia a todos en general y a los que más dinero tienen en particular, ya que serán los que más desarrollo puedan costearse.

Sin duda los cambios son profundos y eran necesarios. Saber si darán su fruto y quien recolectará los mayores premios es todavía aventurar demasiado, pero cualquier cambio que haga mover las fichas del tablero servirá para dinamizar un deporte que vive horas bajas. Quién lo aproveche mejor y mejor se adapte a los nuevos requerimientos será quien se corone. ¿Serán Fernando Alonso y McLaren? Ojalá, pero si no es así que al menos que nos divirtamos viendo carreras.

0
comentarios

Herramientas