Menú

Jorge Lorenzo: duros a pesetas

… pero él es feliz. No debe ser fácil ver cómo la persona que ahora pilota la que era tu moto, Maverick Viñales, sigue siendo el más rápido en los entrenamientos. Lo fue en Malasia hace un par de semanas y ha vuelto a volar en Australia hace unos días. En cambio, Jorge Lorenzo sigue luchando —o mejor dicho, peleándose— con la Ducati en cada paso por curva, ahí donde Lorenzo brillaba con la Yamaha y ahora pierde las décimas suficientes como para estar demasiado lejos de los hombres de cabeza.

Pese a todo, el mallorquín ha declarado estar feliz, ha asegurado que en Ducati le tratan muy bien y que son muy profesionales. Lo que por otra parte dice mucho de la relación que tenía Lorenzo en los últimos tiempos con Yamaha. Ahora Jorge tendrá que usar todo ese nuevo cariño que le dan en el equipo italiano para domar una moto que parece que ya está dando los primeros problemas porque, bien por el viento o por los neumáticos, la Desmosedici no consiguió mejorar los registros durante los entrenamientos en Australia y llegarán a Qatar casi sin opciones de luchar por la victoria.

Leer más...

Nico Rosberg no nació para ser piloto

Pero fue piloto. Cuántas veces hemos visto padres y madres que vuelcan en sus hijos sus frustraciones y sus sueños. Cuántas veces los hijos no son exactamente lo que quieren ser, sino lo que sus padres les enseñaron a veces casi de forma obligada. Cuántos abogados de familias de abogados, cuántos médicos han querido que sus hijos llevaran su misma carrera... y en el mundo del motor la historia no es distinta. Nico Rosberg no jugó en su infancia con un balón de fútbol, ni con una raqueta. Nico jugaba con coches hechos a su medida en circuitos construidos en su casa a medida para el primogénito de la familia. Su futuro estaba escrito antes siquiera de él saberlo: iba a ser piloto. Es evidente que, además de quererlo, uno tiene que tener al menos algo de talento, y lo tenía. Su padre, todo un campeón del mundo de Fórmula 1, Keke Rosberg, le enseñó todo lo que sabía, le llenó de ambición y le metió en un mundo que para Nico durante mucho tiempo fue el único mundo posible.

La historia a veces sale bien y el esfuerzo de los padres y el sacrificio de los niños, que pasan su infancia y su época de juegos alejados de amigos jugando con juguetes de mayores, tiene su recompensa. Nico la ha tenido, ha sido campeón del mundo, tal y como siempre quiso su padre, pero... ¿es lo que él realmente quería? Pues después de todo, tengo mis dudas. La tensión, el sufrimiento que ha pasado hasta llegar a ese momento denota que Nico era lo que otros querían que fuera y cuando pudo liberarse de ese objetivo, cuando creyó que ya no debía, ni tenía que demostrar nada a nadie, se retiró.

Leer más...

De mal en peor

Da cierto regustillo que truene, aunque sea una vez, en los equipos donde no hay intereses españoles. En esta ocasión dejaremos a un lado a McLaren, que tiene sus propios problemas, no se vayan a crear, y nos adentraremos en el mundo Ferrari. Este año hará diez años que la escudería del cavallino rampante no gana un Mundial. Kimi Raikkonen tiene el honor de ser el último piloto que llevó a lo más alto al equipo italiano que desde entonces se podría decir que ha ido de mal en peor. Estuvieron muy cerca de volver a sentir la gloria el primer y segundo año de Fernando Alonso en el equipo. Como recordarán el primer año el Mundial lo perdieron en la última carrera ante Red Bull debido a una estrategia nefasta que le valió al piloto asturiano, posiblemente, uno de los momento más duros de su carrera deportiva; el segundo también se decidió en el último gran premio ante el mismo rival, Red Bull y con el mismo resultado la derrota. Desde entonces las distancias con los equipos de cabeza no han hecho más que aumentar. Su forma de trabajar, la falta de un proyecto serio, un asunto que hemos comentado en más de una ocasión, llevaron a Fernando a huir del equipo. Por supuesto en ese momento todo parecía culpa del español, que si el carácter de Alonso es muy especial, que si había perdido la motivación y lo apostaron todo a una nueva baza llamada Sebastian Vettel. El alemán venía de ser el piloto que con Red Bull había privado a Ferrari y a Fernando Alonso de tener al menos dos coronas más, venía con ganas, con nuevas ideas y con la intención de demostrar que sus cuatro mundiales no eran fruto exclusivamente del coche. Con Sebastian Vettel recién llegado a Ferrari la historia fue similar, no optó por el Mundial como sí hizo Fernando, pero ganó alguna carrera y devolvió algo de confianza al equipo. Dos temporadas después ni Ferrari confía mucho en Vettel y Vettel confía todavía menos en que su monoplaza pueda siquiera acercarse a los Mercedes.

Este año Ferrari tenía una oportunidad para reinventarse y recuperar algo de los años de gloria que vivió con Michael Schumacher, con los cambios en aerodinámica y la eliminación de los tokens de desarrollo, pero no parece que las cosas estén saliendo de distinta manera que los dos últimos años… Miedo es, literalmente, lo que le da a Vettel su nuevo coche con el que tendrá que pelearse para quedar, al menos, por delante de los Red Bull. La cosa no pinta bien si además tenemos en cuenta que la motivación de Vettel se ha diluido como una azucarillo y el alemán tiene la cabeza puesta en la temporada 2018, momento en que espera la llamada de Mercedes , su última oportunidad para volver a ser campeón. Lo mismo que Fernando Alonso.

Leer más...

Ecclestone y Briatore: Dios los crea y ellos se juntan

Hablar de Flavio Briatore y Bernie Ecclestone es hablar de Fórmula1, los dos forman parte de la historia de este deporte al que tanto tiempo y esfuerzo han dedicado. Bernie es uno de los padres de la F1 moderna, ha sido el jefazo hasta hace unos días y ha conseguido llevar este deporte a cotas impensables, pero la máquina de los huevos de oro dejó de funcionar hace tiempo. No para él, claro. Bernie ha tenido muchas luces pero no escapa de las sombras. Sombras que le han llevado a sentarse en el banquillo de los acusados por soborno o tráfico de influencias. Todos los negocios que se hacían en la F1 pasaban por él e irremediablemente por su bolsillo. Más de tres décadas tejiendo redes, haciendo negocios con este deporte y ahora en paro. No ha pasado ni una semana desde que Liberty Media, la nueva propietaria de la F1, prescindiera de sus servicios y Ecclestone ya se ha puesto a trabajar en su nuevo proyecto, una nueva F1. No sabe hacer otra cosa y como muchos actores que sueñan con morir en las tablas, Bernie ha decidido dejar este mundo desde los circuitos. 

¿Su compañero de baile? Flavio Briatore. Mentor e impulsor de campeones como Michael Schumacher y el propio Fernando Alonso ha visto en el despido de Bernie su oportunidad de volver a las carreras. Inhabilitado desde 2009 por la gestión del equipo Renault Flavio ya no sabe que hacer para dejar sus otros negocios a un lado y hacer lo que le gusta, gestionar equipos, preparar coches y ganar dinero.  

Leer más...

El Rojo ya corre por sus venas

… y le sienta bien. Por fin hemos visto a Jorge Lorenzo de rojo, sobre su nueva moto, la Desmosedici, con su nuevo equipo, Ducati y su nuevo compañero Andrea Dovizioso. De nuevo compartirá el box con un italiano pero nada que ver con Valentino, Dovi es un buen piloto pero esta vez Lorenzo no tendrá problemas para llevar la voz cantante, para ser el líder del garaje de los de Borgo Panigale. Es el prota, lo sabe y le gusta y además se le notaba en la cara que lucía en la presentación junto a su nueva moto con la que quiere ser de nuevo campeón del mundo. Desde dentro del equipo confían en que Lorenzo supere los logros de Casey Stoner, el último piloto que consiguió hacer campeona del mundo a la marca italiana, y Lorenzo ha asegurado que no se ve en otro sitio que no sea en el primer peldaño del podio, pero no va a ser fácil. No será fácil porque la competencia es brutal, Marc Márquez defendiendo el título, Rossi luchando por volver a conseguirlo y Maverick Viñales peleando por entrar en el selecto grupo de los campeones. Tampoco se lo pondrá fácil su nueva moto, la Ducati es tradicionalmente más nerviosa que la Yamaha y seguro que Jorge habrá tenido que modificar su pilotaje para domar a su nueva compañera, será un año para optar al título al tiempo que ambos, piloto y moto, se adaptan, se conocen. La clave estará en cuánto tardará el mallorquín en conseguirlo.

En el mundo del motor se suele decir que tu primer adversario es tu compañero de equipo, ya que lleva tu misma moto y se puede medir bien el nivel, pero esta regla de oro puede que este año cambie. Y digo esto porque aunque Valentino Rossi siga en Yahama y ya no tenga nada que ver con Lorenzo el italiano no ha dejado de interesarse por el trabajo y los avances que está haciendo Jorge Lorenzo y es que si el mallorquín consigue el título con Ducati habrá hecho algo que se le resistió a Rossi, conseguirá un éxito que se le atravesó al piloto italiano. Si a esto le sumamos la rivalidad que siempre ha existido entre los dos, siendo incluso compañeros, sin duda supondrá una doble victoria para Lorenzo y una doble derrota para Valentino. Un aliciente más para los pilotos y todo un espectáculo para los aficionados.

Leer más...

El Dakar hace aguas

La vida es siempre una cuestión de expectativas, dependiendo de dónde las coloquemos evaluaremos el resultado final de las cosas. Digo esto porque desde el principio, desde que se presentó el Dakar 2017, los organizadores se cansaron de decirnos y repetirnos que esta edición sería la más dura de los últimos diez años y que se recobraría el auténtico espíritu del Dakar africano. Las intenciones fueron las mejores, sin duda, y el trazado fue diseñado a conciencia, pero a nadie se le ocurrió mirar al cielo; y este se convirtió en el verdadero juez de la carrera. Las cifras son tozudas, casi la mitad de los tramos cronometrados tuvieron que ser suspendidos por causas meteorológicas y la carrera fue dura, sí, pero en lo extradeportivo. Equipos divididos por culpa de las lluvias y los desprendimientos, enlaces eternos entre montañas vomitando agua y arrasando pueblos y ni un solo segundo que sumar para la general. El resultado es que la prueba de este año, o mejor, el resultado de este año ha quedado totalmente desvirtuado y más que a una carrera hemos asistido a una clase magistral de cómo improvisar en medio del caos. ¿Responsables? Es difícil responder. Es cierto que las lluvias torrenciales caídas en el sur de Bolivia y norte de Argentina no son responsabilidad de la organización, pero no es menos cierto que ya el año pasado hubo problemas con el agua en esta zona así que deberían haberlo tenido en cuenta a la hora de diseñar determinados tramos y más si estos pretenden ser los más duros y decisivos de la carrera.

Al menos cabe esperar que lo ocurrido este año sirva para rediseñar el trazado, las inclemencias meteorológicas siempre son un aliciente pero sin que las mismas supongan un obstáculo para disputar los tramos. Seguro que éste, el Dakar 2017, ha sido uno de los dakares más duros para Marc Coma, responsable del itinerario, pese a que ha sufrido en sus carnes todo tipo de avatares durante su etapa de piloto.

Leer más...

El Dakar recupera el espíritu africano

“La Odisea”, así es como se ha bautizado la 39 edición del Dakar que un año más se celebra en Suramérica. El próximo 2 de enero arrancan en Asunción (Paraguay) un Dakar que promete ser el más duro de los últimos diez años. El pentacampeón en motos de la prueba de motor más dura el mundo, Marc Coma ha diseñado un recorrido que no dejará indiferente a ningún corredor ni siquiera a los más experimentados. El piloto español en esta edición ha querido volver a los orígenes de la prueba y devolver el protagonismo a la navegación que será más intuitiva y menos mecánica.

Los puntos de control sólo se indicarán cuando el piloto esté a menos de 300 metros, cuando antes el margen era de 800 metros. Además, en caso de que el piloto se pierda sólo guardará la guía del último kilómetro lo que encontrar el camino supondrá un doble esfuerzo para los más despistados. Navegación y velocidad en cualquier terreno, tierra, desierto, pista e incluso hielo, será la clave para ganar este Dakar. Tal y como ha dicho el propio Marc Coma esta edición “no la ganará el piloto más rápido sino el más completo”.

Leer más...

Alonso no, pero... ¿y si fuera Sainz?

Estuvo cerca, casi lo pudimos oler pero al final Fernando Alonso se quedará un año más, el que le resta de su contrato, en McLaren-Honda. Mercedes ya ha descartado al asturiano para sustituir a Rosberg, pero... ¿y si en lugar de Alonso fuera Carlos Sainz el nuevo compañero de Lewis Hamilton? Pese a que lo veo bastante improbable no es imposible. Su nombre ha sonado en boca de alguien que pesa mucho en el que equipo de las flechas plateadas, su máximo patrocinador, Petronas.

El jefazo de la empresa petrolífera se ha interesado por el madrileño y ha preguntado a quien le conocen si Sainz junior es tan bueno como su padre, Carlos Sainz. Si muchos pensamos y dijimos que el fichaje de Fernando Alonso por Mercedes era posiblemente su última opoertunidad para ser de nuevo campeón del Mundo ahora no podemos negar que el fichaje de Sainz sería la mejor oportunidad que el español puede tener para crecer con mayúsculas en el difícil mundo de la F1. Subiría su caché, seguro, y la experiencia que adquiriría sería impagable e imposible de comparar con la que pudiera ganar con otro equipo. Subir al podio, ganar carreras y, quién sabe si optar al título de campeón, es lo que alcanzaría Sainz de poder hacerse realidad los rumores. Sería, además, como un premio de consolación para la afición española que por un momento creyó firmemente la posibilidad de ver de nuevo a Fernando Alonso con un coche ganador. La opción B también nos vale.

Leer más...

La presión retira a Rosberg

Cinco días después de saborear la gloria Nico Rosberg se retira, lo deja. Para muchos es incomprensible cómo estando en lo más de su carrera decide poner tierra de por medio y abandonar la que ha sido su vida desde que era niño. Sus vacaciones consistían en rodar en la pista que su padre, el campeón del mundo Keke Rosberg, le construyó alrededor de su casa de vacaciones, su colegio ha sido los motores de dos y cuatro tiempos y su educación se ha forjado sobre todo en los circuitos. Toda una vida dedicada al motor con un único objetivo, ser campeón del Mundo.

Quizás lo más sorprendente de todo es que la idea de abandonar, de retirarse no ha venido a raíz de la consecución del título, según ha publicado el propio Rosberg, mucho antes de llegar a Abu Dhabi ante la escalada de tensión por la disputa del título entre él y Lewis Hamilton, el piloto alemán pensó en la retirada. Incluso narra cómo la mañana del domingo, horas antes de iniciarse la carrera que le haría campeón, ya sabía que aquel sería su último gran premio. El último empujón que le llevó hacer realidad lo que hasta el domingo era un pensamiento fue precisamente conseguir el título Mundial. Objetivo conseguido, volvemos a casa, es lo que debió pensar el lunes el piloto alemán cuando comunicó a su mujer, a su manager y a Mercedes, por este orden, su decisión.

Leer más...

Rosberg: los niños buenos también ganan

Por fin la joven promesa alemana se ha hecho mayor y por fin se ha proclamado campeón del Mundo. Nico Rosberg ha conseguido su primer título tras varios años luchando con el mejor, Lewis Hamilton que pese a su estrategia y su tenacidad en pista no ha logrado alcanzar a su compañero de equipo que este año ha sido más regular que él. El gran premio de Abu Dabi ha demostrado la calidad de Hamilton que ha ido ralentizando la carrera para aumentar la tensión de Rosberg que ha tenido a los rivales, los Red Bull y los Ferrari, a penas unos metros de su alerón trasero.

Pese a todos los esfuerzos Nico ha vuelto a demostrar que es un piloto regular, duro y con una sangre fría que bien vale un Mundial. Después de conducir varios años el mejor coche de la parrilla pero ver cómo su compañero de equipo era el que se llevaba el gato al agua le ha llegado su momento. Era el elegido por el equipo desde el inicio de la temporada, es el niño bueno el que no se prodiga por las fiestas, no abusa de las redes sociales y no ocupa portadas de la prensa del colorín. Un piloto asentado, controlable con mejor imagen que Hamilton pero, pese a su título, peor piloto que el inglés. La regularidad, su paciencia han sido su mejor arma y ha sido suficiente para demostrar que los niños buenos también ganan.

Leer más...

Herramientas