Menú

NO SE QUEDE SIN LA CESTA DE LIBERTAD DIGITAL

900 84 10 28
900 84 10 28

La presión retira a Rosberg

Cinco días después de saborear la gloria Nico Rosberg se retira, lo deja. Para muchos es incomprensible cómo estando en lo más de su carrera decide poner tierra de por medio y abandonar la que ha sido su vida desde que era niño. Sus vacaciones consistían en rodar en la pista que su padre, el campeón del mundo Keke Rosberg, le construyó alrededor de su casa de vacaciones, su colegio ha sido los motores de dos y cuatro tiempos y su educación se ha forjado sobre todo en los circuitos. Toda una vida dedicada al motor con un único objetivo, ser campeón del Mundo.

Quizás lo más sorprendente de todo es que la idea de abandonar, de retirarse no ha venido a raíz de la consecución del título, según ha publicado el propio Rosberg, mucho antes de llegar a Abu Dhabi ante la escalada de tensión por la disputa del título entre él y Lewis Hamilton, el piloto alemán pensó en la retirada. Incluso narra cómo la mañana del domingo, horas antes de iniciarse la carrera que le haría campeón, ya sabía que aquel sería su último gran premio. El último empujón que le llevó hacer realidad lo que hasta el domingo era un pensamiento fue precisamente conseguir el título Mundial. Objetivo conseguido, volvemos a casa, es lo que debió pensar el lunes el piloto alemán cuando comunicó a su mujer, a su manager y a Mercedes, por este orden, su decisión.

Leer más...

Rosberg: los niños buenos también ganan

Por fin la joven promesa alemana se ha hecho mayor y por fin se ha proclamado campeón del Mundo. Nico Rosberg ha conseguido su primer título tras varios años luchando con el mejor, Lewis Hamilton que pese a su estrategia y su tenacidad en pista no ha logrado alcanzar a su compañero de equipo que este año ha sido más regular que él. El gran premio de Abu Dabi ha demostrado la calidad de Hamilton que ha ido ralentizando la carrera para aumentar la tensión de Rosberg que ha tenido a los rivales, los Red Bull y los Ferrari, a penas unos metros de su alerón trasero.

Pese a todos los esfuerzos Nico ha vuelto a demostrar que es un piloto regular, duro y con una sangre fría que bien vale un Mundial. Después de conducir varios años el mejor coche de la parrilla pero ver cómo su compañero de equipo era el que se llevaba el gato al agua le ha llegado su momento. Era el elegido por el equipo desde el inicio de la temporada, es el niño bueno el que no se prodiga por las fiestas, no abusa de las redes sociales y no ocupa portadas de la prensa del colorín. Un piloto asentado, controlable con mejor imagen que Hamilton pero, pese a su título, peor piloto que el inglés. La regularidad, su paciencia han sido su mejor arma y ha sido suficiente para demostrar que los niños buenos también ganan.

Leer más...

Lorenzo y su nueva amiga

De negro con el logo del 99 en rojo, así es como se ha presentado en Cheste Jorge Lorenzo con su nueva moto, la Ducati. Quizás sea el cambio más importante en la carrera deportiva de Jorge porque puede suponerle entrar en la galería de los mejores de la historia que consiguieron ganar el Mundial con distintas equipos, pero también puede ser el final de su carrera. No olvidemos que Valentino estuvo dos años peleándose con la moto italiana, desesperándose por domarla mientras otros se llevaban el Mundial. Pero no es menos cierto que la moto que heredó Rossi era algo inferior a la que llevará Lorenzo el próximo año, pero eso no debería quitarle mérito al mallorquín. Con el asesoramiento de Casey Stoner, el último piloto que hizo campeona a la Ducati, Jorge tiene al asesor perfecto y no debería cometer el mismo error que el que cometió el que ha sido su compañero de equipo. Es decir, Valentino intentó hacer de la Ducati una Yamaha, buscar las sensaciones que le funcionaron con el triple de diapasón en una moto muy potente y difícil de controlar en las frenadas y el paso por curva y con personalidad propia.

La Ducati tiene su propio carácter y en consecuencia necesita un estilo distinto de pilotaje. No dudo de que Jorge Lorenzo pueda conseguir acoplarse a la Demosedici, le sobra potencial y técnica para lograrlo pero todo dependerá de su paciencia y de su capacidad para amoldarse. De momento las sensaciones has sido inmejorables, en la prensa italiana ha dicho incluso que se trata de un flechazo a primera vista. Y es que Jorge ha conseguido en la primera toma de contacto quedar entre los siete primeros puestos y no distanciarse en más de seis décimas de las motos de cabeza, que han vuelto a ser las Hondas y las Yamahas, lo que anuncia que el año que viene puede ser uno de los más divertido de los últimos años. No sólo por el aliciente que supone ver a Lorenzo en Ducati sino también porque los españoles no perdemos opciones en ganar con la Yamaha ya que Maverick Viñale ya ha avisado de que luchará por el título, no lo ha hecho de palabra sino marcando los mejores tiempos en los primeros test de Valencia.

Leer más...

Brasil, un despropósito bajo la lluvia

Toda la emoción que se esperaba en el gran premio de Brasil se diluyó como un azucarillo no sólo como consecuencia del agua, sino sobre todo por las decisiones que se tomaron como consecuencia de esta. Que llueva en una carrera el domingo no debería ser una circunstancia excepcional y Charlie Whiting con su indecisión y falta de valentía lo convirtió en un hecho excepcional que podría haber marcado el mundial para los dos hombres, Rosberg y Hamilton, que todavía se están jugando el título. Si no llega a ser por el espectáculo y la lección de conducción bajo a la lluvia que dio Max Verstappen, el de Brasil no sólo habría sido el gran premio más largo de la temporada sino el más aburrido y sin sentido en muchísimo tiempo.

Entiendo y comparto que se garanticen las condiciones de seguridad para los pilotos, que se minimicen las posibles circunstancias dañinas que pueden surgir en una carrera, pero no hay que olvidar que la F1 es la máxima competición en el mundo de las cuatro ruedas y sus pilotos auténticos profesionales dispuestos a mojarse en todos los sentidos. Y es que a excepción de Rosberg, por razones obvias, el resto de pilotos compartían la opinión de que la pista era apta para correr y que no había motivo para la bandera roja. Tampoco comprendo la utilidad, la necesidad de que cada vez que llueva los coches arranquen la carrera tras el coche de seguridad, lo que no aporta ningún espectáculo y sólo permite a los comisarios de la FIA descontar vueltas para la bandera a cuadros. Por todo ello no es de extrañar que la mayoría de los espectadores que se habían rascado el bolsillo para acudir a ver el espectáculo de la F1 en vivo desaprobaran lo que estaba ocurriendo en la pista y en los despachos con sus pulgares apuntando al suelo. Tampoco entiendo cómo algunos equipos pese a que la pista estaba como estaba, e intentado buscar su oportunidad para escalar posiciones, decidieron montar un neumático intermedio que hacía aumentar las posibilidades de salida de pista o de accidente.

Leer más...

El agravio de la FIA en México

Los Mercedes han vuelto a ganar. Hamilton sigue recortando puntos, aunque demasiados pocos si quiere ganar el Mundial. Pero el Gran Premio de México tiene a otros protagonistas, Sebastián Vettel y Max Verstappen. Estos dos pilotos durante su lucha por la tercera posición han protagonizado una de las acciones más polémicas cuando Verstappen se ha ido recto y no ha devuelto la posición al alemán.

Por primera vez en esta temporada Sebastian Vettel llevaba razón, aunque con matices y me explicó. Es verdad que la sanción a Verstappen ha sido clarísima y por tanto justa, pero el fallo de no dejar pasar a Vettel no lo ha tenido el piloto de Red Bull sino los comisarios de la FIA. Entiendo que las normas deportivas son iguales para todos así que si se sanciona, con razón, el recto del holandés también deberían haber sancionado a Hamilton que cogió el mismo camino al arrancar la carrera. Y además, si tan clara era la penalización al holandés, que lo era, porqué no se le comunicó claramente que debía dejar pasar a Vettel, porque el equipo sólo le dijo que “posiblemente” lo tendría que hacer. De este modo da la sensación de que las carreras se deciden en los despachos porque si la orden de la FIA hubiera sido más clara y en su debido momento, quizás Verstappen podría haber respondido y atacado al alemán en las últimas vueltas. En este sentido el único argumento que les queda a los comisarios es que el piloto de Red Bull debe conocer el reglamento y por tanto debería haber devuelto la posición de “motu proprio”.

Leer más...

El mejor Alonso diez años después

Hace diez años la Fórmula Uno conseguía en España audiencias superiores a los partidos de Liga, el resultado del domingo solía ser portada de todos los periódicos incluidos los generalistas. Hace diez años Fernando Alonso conseguía su segundo título del Mundo y conseguía sentar frente al televisor a millones de personas, muchas de las cuales nunca antes habían visto una carrera. Desde entonces han sido más los disgustos que las alegrías, su pesadilla en McLaren en el primer año de Hamilton, su vuelta a la desesperada a Renault y fichando después por una Ferrari perdida y sin ganas de escuchar. Lo que ha venido después no ha sido ni mucho menos mejor, el regreso a McLaren ha sido para Alonso lo más parecido a una pesadilla, un coche que no responde, que no termina y que no corre. Los tres peores “noes” que puede aglutinar un coche de F1. Tres mundiales se han quedado por el camino por problemas ajenos al piloto español, el primero en McLaren en 2007 cuando Ron Dennis no supo gestionar el garaje y a su pupilo. El segundo y el tercero con Ferrari debido a una nefasta gestión del equipo italiano de las carreras y del papel que debía jugar Massa dentro del equipo. 

Lo que venga a partir de ahora sinceramente no creo que lo sepa nadie. El coche va mejor, termina carreras pero el objetivo no es terminar sino ganar. A estas alturas después de tantas promesas por parte de Honda lo vivido en EEUU no sabemos si es un espejismo o una señal de que las cosas pueden cambiar a mejor. Cierto es que los distintos abandonos, sobre todo el de Raikkonen y Verstappen han ayudado al asturiano a cruzar quinto la bandera a cuadros y firmar su mejor resultado desde que ha vuelto a la escudería anglojaponesa. Pero no menos cierto es que la quinta posición se la ha ganado Fernando a  pulso empujando cada curva y arañando décima a décima sin rendirse. Y algo así no se puede hacer si el coche no te acompaña aunque sea un poquito. El adelantamiento a Massa y después a Sainz nos han hecho revivir algunas de las mejores sensaciones vividas hace diez años, y seguro que a Fernando Alonso también. Le hemos visto disfrutar, conducir de esa manera que sólo puede hacer Fernando y conseguir que las cosas salgan bien. Sin duda toda una bocanada de oxígeno para el piloto y para el equipo que busca, después de conseguir la fiabilidad, ser regulares y rápidos, sobre todo rápidos. ¿Hasta cuándo? Esa es la gran pregunta. 

Leer más...

Márquez, campeón por sorpresa en Japón

Desde hacía hacia ya unas carreras que la irregularidad de las Yamahas había puesto en bandeja el título Mundial a Marc Márquez pero nadie pensaba que los dos pilotos del triple diapasón adelantarán tanto el alirón del ilerdense. Sendos fallos de Valentino primero y Lorenzo después han permitido que Márquez haya ganado el título que confirma su madurez y además lo ha logrado en Japón, la casa de Honda.

Pese a que Honda comenzó el campeonato con una moto menos competitiva que la Yamaha, Márquez ha sabido apretar los dientes y esperar consiguiendo siempre en cada gran premio el mejor resultado dentro de las posibilidades de su moto. El ya triple campeón del Mundo de MotoGp ha aprendido a esperar, a no ganar siempre y usar la calculadora para suplir con paciencia las limitaciones mecánicas, que al final no han sido un obstáculo.

Leer más...

Honda decepciona en casa

Parecía que las cosas podían cambiar pero el gran premio de Japón nos ha devuelto a la cruda realidad. Motor nuevo, circuito Honda y mucha motivación, estas eran las claves para que la escudería anglo- japonesa demostrara en la sede de su fábrica su avance, y lo que es más importante su potencial. Algunos hablan de ridículo, yo me limitó a hablar de decepción. Quizás el problema haya estado en las expectativas creadas.

El séptimo puesto de Alonso en Malasia remontando desde la última posición hacía pensar que si en Japón la suerte o la lluvia le daban un empujón al asturiano este podía volver a su sitio natural que es el podio. Pero nada más lejos de la realidad porque el sábado Button cayó en la Q1 y Fernando a duras penas pasó a la siguiente ronda, y en carrera las cosas no fueron mejor.

Leer más...

Alonso y Hamilton, la cara y la cruz de Malasia

El circuito de Sepang se ha convertido en juez y parte del Mundial. Cuando parecía que Lewis Hamilton podía recuperar las riendas del campeonato, el motor de su Mercedes le abandonó, dejándole casi sin opciones frente a su compañero de equipo Nico Rosberg, que se tuvo que conformar con la tercera posición más dulce de su carrera deportiva.

Falló lo último que Hamilton esperaba que fallase: el motor. En Singapur fueron los frenos y en Malasia el corazón del Mercedes, prácticamente recién estrenado y con el que Hamilton debía terminar la temporada. En definitiva, un auténtico desastre para el inglés. La única esperanza que le queda a Hamilton es esperar que a su compañero de equipo le pase lo mismo y se iguale así el campeonato, pero las probabilidades son más bien escasas.

Leer más...

La consagración de Márquez

Sin duda este año marcará un antes y un después en la carrera deportiva de Marc Márquez. Con medio título en el bolsillo el piloto de Honda ha aprendido a no ganar siempre e incluso a dejarse ganar por una cuestión matemática, mejor puntuar que arriesgarte y caer. No partía con la mejor moto ya que tras los entrenamientos de pretemporada las Yamahas parecían estar un paso por delante y más adaptadas a los nuevos neumáticos Michelin. Pero la paciencia, el ir pasito a pasito, en este caso, carrera a carrera le va a la valer, salvo catástrofe, un Mundial. Sin duda es un gran paso para Marc que este año ha hecho un trabajo inmenso aunque no tan espectacular, por lo vistoso, como el que nos enseñó a lo largo de los dos años en que ganó el Mundial. Un trabajo frío en la pista y con sus adversarios y resolutivo con los problemas en el box. Seguramente no será el año en que gane más carreras pero que Márquez haya aprendido a parar, a contenerse, a pensar en el Mundial, más allá del orgullo, le termina por formar como gran figura de este deporte. Ha tenido de donde aprender, el pasado año las caídas, debido a los problema de inestabilidad de la moto y querer estar más arriba que lo que la Honda le podía permitir, le privaron de luchar con Jorge y Valentino por el título al final de la temporada. Esta vez Márquez ha sido muy consciente de la moto que tenía para la temporada y también de la meteorología que les ha acompañado. La lluvia ha borrado de las quinielas a Jorge Lorenzo y eso ha ayudado y mucho.

La paciencia y el buen hacer demostrado esta temporada en muchas carreras, en las cuales apretaba rabioso los dientes por quedarse fuera del podio, han tenido su recompensa este fin de semana en Aragón donde la victoria suena y huele a título Mundial a menos de cuatro carreras para llegar a la traca final de Valencia.

Leer más...

Herramientas