Menú

¿Ha terminado el dominio de Mercedes?

Ya lo avisaron en pretemporada: estaban mejor, más cerca. Ferrari ha conseguido levantarle a Mercedes la primera carrera de la temporada, aunque si somos justos no sólo Ferrari ha tenido que ver con la victoria en Australia de Sebastian Vettel. Max Verstappen mató las opciones de triunfo de Lewis Hamilton después de la primera parada. Mientras el inglés luchaba por poder adelantarle, Vettel con pista limpia abría hueco para cubrirse las espaldas tras la parada. El año pasado esto no hubiera pasado. Y me explico. Pese a las dificultades de Hamilton con el piloto de Red Bull, si Ferrari hubiera marcado el mismo ritmo que el año pasado, el piloto de Mercedes todavía habría podido recuperar el tiempo perdido y seguir liderando la carrera. Pero las distancias parecen ahora menores: habrá que ver lo que ocurre en quince días en China, y Mercedes tendrá que hilar fino si no quiere perder su posición dominante.

Que Ferrari está mejor es evidente y lo ha dejado claro, sobre todo en las primeras vueltas cuando Vettel no ha perdido de vista el tren trasero de Hamilton, pero las flechas plateadas todavía pueden presumir de ser el mejor coche en parrilla. Ojo porque el domino aplastante de estos años atrás puede haber hecho que Mercedes haya perdido destreza a la hora de diseñar estrategias. Estrategias que deberán afinarse y cambiar si se confirma el paso hacia delante de Ferrari. ¿Queríamos igualdad? Aquí la tenemos, pero sólo entre dos equipos y la mitad de Red Bull.

Leer más...

El milagro de McLaren se llama Mercedes

El hartazgo y el escarnio al que se ha visto sometido McLaren en las últimas semanas, debido a los errores de Honda, han llevado a los máximos y más adinerados accionistas de la escudería británica a activar el plan B. Un plan complicado, casi imposible y que nadie sabe cómo puede funcionar y si será la solución definitiva o acertada.

¿Cuál es ese plan? Romper con Honda, pagarle todo lo que se puso por contrato y despertar de la pesadilla pidiendo a Mercedes los motores que iban a llevar los dos monoplazas Manor, que al final se cayeron de la lista definitiva de la parrilla.

Leer más...

Las mentiras de Honda

Desde el primer día de la primera temporada de Fernando Alonso en McLaren-Honda, el motorista japonés y por extensión la escudería inglesa hablaron de resultados, de ganar carreras e incluso mundiales. Desde entonces —lo siento, Fernando—, ninguna de esas pretensiones se han materializado… En mi casa, mi abuelo siempre me dijo que las mentiras tienen las patas muy cortas y que puedes mentir una vez pero a la segunda, y no digamos a a la tercera, el chiringuito no hay quien lo sostenga.

Puedo llegar a pensar que ellos mismos se creyeron aquellas afirmaciones pese a los resultados nefastos del primer año y la mediocridad de los del segundo.

Leer más...

Valentino Rossi, el rey de la pasta

… de la que se come y de la que da de comer. El piloto italiano ha sabido rentabilizar su palmarés y su extraordinaria carrera de tal manera que su imagen valga casi más que su trabajo en Yamaha. Está claro que donde se juega el pellejo es encima de su M1, pero no es su pasión la que más dinero le deja en el bolsillo. El año pasado cuando Rossi negoció la renovación con Yamaha acordó un contrato con la fábrica japonesa de 20 millones de euros repartidos en dos años. Una cifra que está por debajo de los 12 millones por año que cobra Mar Márquez en Honda y los 15 que firmó Lorenzo con su nuevo equipo, Ducati. El piloto mallorquín es el que más cobra de la parrilla de MotoGP, y es que marcharse de Yamaha e irse a Ducati necesita de buenos alicientes económicos, ya que de momento la Desmosedici no está para disputar el Mundial.

Pero Valentino además de un grandísimo piloto es toda una personalidad que ha conseguido sacar de sí mismo una marca propia que le reporta la mayor parte de sus ingresos. El piloto italiano ostenta la marca VR46 de la que obtiene unos beneficios de 15 millones de euros anuales. Si a esto le sumamos sus honorarios en Yamaha hace un total de 25 millones de euros. Cifra récord respecto a Marc Márquez y a Jorge Lorenzo que a penas pasan de los 5 millones de euros en publicidad y se quedan con unos ingresos globales anuales de 20 millones de euros.

Leer más...

¡Por qué tanto naranja en el McLaren!

Llegó el día de poner en la pista lo que de momento solo hemos visto en las fotos de presentación. Este lunes el circuito de Montmeló acogerá los primeros entrenamientos de pretemporada y allí estarán las primeras espadas de cada equipo. Impaciencia es lo que recorre el cuerpo de muchos, no sólo de los pilotos por probar el que será su compañero de viaje este año, sino también el cuerpo de los aficionados, sobre todo el de los españoles que llevamos unos cuantos años sufriendo demasiado.

Después de haber visto la mayor parte de los nuevos monoplazas hacer cualquier pronóstico es hacerlo a ciegas. Es cierto que podemos hablar de la estética, de si el coche es continuista o transgresor, pero no podemos concluir nada sobre su rendimiento. Sobre lo visto hasta ahora el Mercedes sigue siendo el que más enamora, los Red Bull han vuelto a sorprender con un morro distinto y alguna entrada de aire de más que puede ser la clave. En cuanto a Ferrari en lo estético siempre sobresalientes, sorprendente han sido los Toro Rosso y el McLaren… Todavía no se qué decir del McLaren. Sé que el naranja es un guiño a los inicios de los de Woking y que todavía quedan algunos patrocinadores que colocar en los espacios negros del monoplaza, pero a priori me parece horroroso. Me sorprendió sobremanera que Fernando Alonso dijera que era el coche más bonito que había tenido, lo que significa, que o domina demasiado bien el arte de la ironía o ha perdido el sentido del gusto. Otra cosa será que sea bonito como suene o como funcione, pero estéticamente el naranja cubre demasiado el coche. Al margen de lo estético, que no gana mundiales, dicen que Honda ha encontrado una fórmula para darle más potencia al motor situándolo al nivel de los Mercedes del año pasado. Si es así Alonso seguirá sin poder luchar por el Mundial, que a priori se llevará otra vez Mercedes con el permiso de Red Bull, pero podrá optar a algún podio, podrá luchar por adelantar posiciones en pista y hasta batirse de tú a tú con los Ferrari.

Leer más...

Jorge Lorenzo: duros a pesetas

… pero él es feliz. No debe ser fácil ver cómo la persona que ahora pilota la que era tu moto, Maverick Viñales, sigue siendo el más rápido en los entrenamientos. Lo fue en Malasia hace un par de semanas y ha vuelto a volar en Australia hace unos días. En cambio, Jorge Lorenzo sigue luchando —o mejor dicho, peleándose— con la Ducati en cada paso por curva, ahí donde Lorenzo brillaba con la Yamaha y ahora pierde las décimas suficientes como para estar demasiado lejos de los hombres de cabeza.

Pese a todo, el mallorquín ha declarado estar feliz, ha asegurado que en Ducati le tratan muy bien y que son muy profesionales. Lo que por otra parte dice mucho de la relación que tenía Lorenzo en los últimos tiempos con Yamaha. Ahora Jorge tendrá que usar todo ese nuevo cariño que le dan en el equipo italiano para domar una moto que parece que ya está dando los primeros problemas porque, bien por el viento o por los neumáticos, la Desmosedici no consiguió mejorar los registros durante los entrenamientos en Australia y llegarán a Qatar casi sin opciones de luchar por la victoria.

Leer más...

Nico Rosberg no nació para ser piloto

Pero fue piloto. Cuántas veces hemos visto padres y madres que vuelcan en sus hijos sus frustraciones y sus sueños. Cuántas veces los hijos no son exactamente lo que quieren ser, sino lo que sus padres les enseñaron a veces casi de forma obligada. Cuántos abogados de familias de abogados, cuántos médicos han querido que sus hijos llevaran su misma carrera... y en el mundo del motor la historia no es distinta. Nico Rosberg no jugó en su infancia con un balón de fútbol, ni con una raqueta. Nico jugaba con coches hechos a su medida en circuitos construidos en su casa a medida para el primogénito de la familia. Su futuro estaba escrito antes siquiera de él saberlo: iba a ser piloto. Es evidente que, además de quererlo, uno tiene que tener al menos algo de talento, y lo tenía. Su padre, todo un campeón del mundo de Fórmula 1, Keke Rosberg, le enseñó todo lo que sabía, le llenó de ambición y le metió en un mundo que para Nico durante mucho tiempo fue el único mundo posible.

La historia a veces sale bien y el esfuerzo de los padres y el sacrificio de los niños, que pasan su infancia y su época de juegos alejados de amigos jugando con juguetes de mayores, tiene su recompensa. Nico la ha tenido, ha sido campeón del mundo, tal y como siempre quiso su padre, pero... ¿es lo que él realmente quería? Pues después de todo, tengo mis dudas. La tensión, el sufrimiento que ha pasado hasta llegar a ese momento denota que Nico era lo que otros querían que fuera y cuando pudo liberarse de ese objetivo, cuando creyó que ya no debía, ni tenía que demostrar nada a nadie, se retiró.

Leer más...

De mal en peor

Da cierto regustillo que truene, aunque sea una vez, en los equipos donde no hay intereses españoles. En esta ocasión dejaremos a un lado a McLaren, que tiene sus propios problemas, no se vayan a crear, y nos adentraremos en el mundo Ferrari. Este año hará diez años que la escudería del cavallino rampante no gana un Mundial. Kimi Raikkonen tiene el honor de ser el último piloto que llevó a lo más alto al equipo italiano que desde entonces se podría decir que ha ido de mal en peor. Estuvieron muy cerca de volver a sentir la gloria el primer y segundo año de Fernando Alonso en el equipo. Como recordarán el primer año el Mundial lo perdieron en la última carrera ante Red Bull debido a una estrategia nefasta que le valió al piloto asturiano, posiblemente, uno de los momento más duros de su carrera deportiva; el segundo también se decidió en el último gran premio ante el mismo rival, Red Bull y con el mismo resultado la derrota. Desde entonces las distancias con los equipos de cabeza no han hecho más que aumentar. Su forma de trabajar, la falta de un proyecto serio, un asunto que hemos comentado en más de una ocasión, llevaron a Fernando a huir del equipo. Por supuesto en ese momento todo parecía culpa del español, que si el carácter de Alonso es muy especial, que si había perdido la motivación y lo apostaron todo a una nueva baza llamada Sebastian Vettel. El alemán venía de ser el piloto que con Red Bull había privado a Ferrari y a Fernando Alonso de tener al menos dos coronas más, venía con ganas, con nuevas ideas y con la intención de demostrar que sus cuatro mundiales no eran fruto exclusivamente del coche. Con Sebastian Vettel recién llegado a Ferrari la historia fue similar, no optó por el Mundial como sí hizo Fernando, pero ganó alguna carrera y devolvió algo de confianza al equipo. Dos temporadas después ni Ferrari confía mucho en Vettel y Vettel confía todavía menos en que su monoplaza pueda siquiera acercarse a los Mercedes.

Este año Ferrari tenía una oportunidad para reinventarse y recuperar algo de los años de gloria que vivió con Michael Schumacher, con los cambios en aerodinámica y la eliminación de los tokens de desarrollo, pero no parece que las cosas estén saliendo de distinta manera que los dos últimos años… Miedo es, literalmente, lo que le da a Vettel su nuevo coche con el que tendrá que pelearse para quedar, al menos, por delante de los Red Bull. La cosa no pinta bien si además tenemos en cuenta que la motivación de Vettel se ha diluido como una azucarillo y el alemán tiene la cabeza puesta en la temporada 2018, momento en que espera la llamada de Mercedes , su última oportunidad para volver a ser campeón. Lo mismo que Fernando Alonso.

Leer más...

Ecclestone y Briatore: Dios los crea y ellos se juntan

Hablar de Flavio Briatore y Bernie Ecclestone es hablar de Fórmula1, los dos forman parte de la historia de este deporte al que tanto tiempo y esfuerzo han dedicado. Bernie es uno de los padres de la F1 moderna, ha sido el jefazo hasta hace unos días y ha conseguido llevar este deporte a cotas impensables, pero la máquina de los huevos de oro dejó de funcionar hace tiempo. No para él, claro. Bernie ha tenido muchas luces pero no escapa de las sombras. Sombras que le han llevado a sentarse en el banquillo de los acusados por soborno o tráfico de influencias. Todos los negocios que se hacían en la F1 pasaban por él e irremediablemente por su bolsillo. Más de tres décadas tejiendo redes, haciendo negocios con este deporte y ahora en paro. No ha pasado ni una semana desde que Liberty Media, la nueva propietaria de la F1, prescindiera de sus servicios y Ecclestone ya se ha puesto a trabajar en su nuevo proyecto, una nueva F1. No sabe hacer otra cosa y como muchos actores que sueñan con morir en las tablas, Bernie ha decidido dejar este mundo desde los circuitos. 

¿Su compañero de baile? Flavio Briatore. Mentor e impulsor de campeones como Michael Schumacher y el propio Fernando Alonso ha visto en el despido de Bernie su oportunidad de volver a las carreras. Inhabilitado desde 2009 por la gestión del equipo Renault Flavio ya no sabe que hacer para dejar sus otros negocios a un lado y hacer lo que le gusta, gestionar equipos, preparar coches y ganar dinero.  

Leer más...

El Rojo ya corre por sus venas

… y le sienta bien. Por fin hemos visto a Jorge Lorenzo de rojo, sobre su nueva moto, la Desmosedici, con su nuevo equipo, Ducati y su nuevo compañero Andrea Dovizioso. De nuevo compartirá el box con un italiano pero nada que ver con Valentino, Dovi es un buen piloto pero esta vez Lorenzo no tendrá problemas para llevar la voz cantante, para ser el líder del garaje de los de Borgo Panigale. Es el prota, lo sabe y le gusta y además se le notaba en la cara que lucía en la presentación junto a su nueva moto con la que quiere ser de nuevo campeón del mundo. Desde dentro del equipo confían en que Lorenzo supere los logros de Casey Stoner, el último piloto que consiguió hacer campeona del mundo a la marca italiana, y Lorenzo ha asegurado que no se ve en otro sitio que no sea en el primer peldaño del podio, pero no va a ser fácil. No será fácil porque la competencia es brutal, Marc Márquez defendiendo el título, Rossi luchando por volver a conseguirlo y Maverick Viñales peleando por entrar en el selecto grupo de los campeones. Tampoco se lo pondrá fácil su nueva moto, la Ducati es tradicionalmente más nerviosa que la Yamaha y seguro que Jorge habrá tenido que modificar su pilotaje para domar a su nueva compañera, será un año para optar al título al tiempo que ambos, piloto y moto, se adaptan, se conocen. La clave estará en cuánto tardará el mallorquín en conseguirlo.

En el mundo del motor se suele decir que tu primer adversario es tu compañero de equipo, ya que lleva tu misma moto y se puede medir bien el nivel, pero esta regla de oro puede que este año cambie. Y digo esto porque aunque Valentino Rossi siga en Yahama y ya no tenga nada que ver con Lorenzo el italiano no ha dejado de interesarse por el trabajo y los avances que está haciendo Jorge Lorenzo y es que si el mallorquín consigue el título con Ducati habrá hecho algo que se le resistió a Rossi, conseguirá un éxito que se le atravesó al piloto italiano. Si a esto le sumamos la rivalidad que siempre ha existido entre los dos, siendo incluso compañeros, sin duda supondrá una doble victoria para Lorenzo y una doble derrota para Valentino. Un aliciente más para los pilotos y todo un espectáculo para los aficionados.

Leer más...

Herramientas