Menú

1914: España declara su neutralidad en la Primera Guerra Mundial

Pedro García Luaces
0

La Primera Guerra Mundial estalló el 28 de julio de 1914. Dos días más tarde, el 30, el gobierno de Eduardo Dato declaró la neutralidad española en el conflicto, aunque hasta el 7 de agosto no se publicara el decreto real en el que Alfonso XIII decía verse en el «deber de ordenar la más estricta neutralidad a los súbditos españoles con arreglo a las leyes vigentes y a los principios del Derecho Público Internacional». No obstante, no todos los españoles consideraban que aquella fuese la posición más adecuada para el país, sobre todo porque había quienes simpatizaban con un bando o con otro y consideraban que España debía intervenir en cualquier caso. El Rey y el carlista Vázquez de Mella, por ejemplo, eran decididamente germanófilos, ya que veían en la disciplina y el industrialismo alemán un modelo a imitar. El conde de Romanones, Alejandro Lerroux, Antonio Maura y hasta el entonces joven Manuel Azaña eran aliadófilos, en la medida en que veían a Francia e Inglaterra como modelos de democracia y liberalismo. En la revuelta España de aquella época, marcada aún por el Desastre del 98, y por las huelgas y represiones que tuvieron su cenit en la Semana Trágica de Barcelona en 1909, el país entero se hallaba dividido en el apoyo a los distintos bandos. Romanones, que había hecho pública su aliadofilia desde el principio, ganó las elecciones en diciembre de 1915 y gobernó de 1916 a 1917. Coincidió su llegada a la presidencia del Consejo de Ministros con el torpedeo por submarinos alemanes —entonces un nuevo elemento en la guerra— de barcos españoles, lo cual le dio pie para enfrentarse a Alemania, al menos en el terreno diplomático. Pero eso abrevió su estancia en el poder: la prensa proalemana, que era casi toda, se aferró a los problemas sociales sin resolver en España para bombardearlo sin cesar, hasta lograr su dimisión. Pero, más allá de las buenas intenciones de cada uno, España era un país atrasado, fundamentalmente agrícola y con escaso desarrollo industrial —dos cosas que inhabilitan para que la entrada en una guerra dé algún beneficio—, el ejército apenas si daba para atender a los enfrenamientos de Marruecos —se acababa de crear la rama aeronáutica—, y el problema de Gibraltar era un inconveniente grave para apoyar a Inglaterra. La guerra pasó sin nuestra intervención.

Otras efemérides de este día que deberías conocer

1086: El ejército almorávide, a las órdenes de Yusuf, cruza el Estrecho de Gibraltar y desembarca en Algeciras.

1718: Fallece William Penn, fundador de Pensilvania.

1789: Parte la expedición de Malaspina.

1863: Nace en Detroit el magnate del automóvil Henry Ford, que revolucionaría la producción industrial.

1887: Terminada la cimentación de la Torre Eiffel.

0
comentarios
Escribir comentario

Herramientas