Menú

1888: Se bota el submarino de Isaac Peral

Pedro García Luaces
6

El 8 de septiembre de 1888 se botaba en Cádiz el primer submarino de la Armada. Su inventor, Isaac Peral, había conseguido triunfar allí donde sólo la literatura de Julio Verne había logrado hacerlo. El submarino de Peral se sumergía gracias a dos hélices de giro vertical, al tiempo que un tanque se llenaba de agua sirviendo de lastre. Una vez sumergido se desplazaba con otras dos hélices horizontales. Un acumulador eléctrico de su invención suministraba la energía. La nave demostró en las pruebas oficiales que podía sumergirse hasta una profundidad de diez metros, navegar cuatro millas marinas y disparar con éxito un torpedo sobre un blanco lejano. Aparentemente, las pruebas habían sido satisfactorias y, sin embargo, no fue ésa la valoración política. Se formó una comisión con el almirante Montojo al mando, y se solicitaron pruebas más minuciosas con valoraciones en ocasiones tramposas, que acabaron por desmoralizar al inventor. La Armada, deprimida desde aquella amarga derrota de Trafalgar, mostraba por fin un motivo de orgullo y éste era rechazado arbitrariamente.

Se ha hablado mucho de los motivos de este rechazo, tal vez intereses corruptos en cuanto al abastecimiento de sus piezas, tal vez enemistades enconadas o simple desbarajuste político. La llegada de los conservadores, con Cánovas a la cabeza y el almirante Berenguer al frente de la Marina, dio al traste con el proyecto e Isaac Peral decidió abandonar la Armada publicando un duro manifiesto en el que criticaba la comisión de Montojo y reivindicaba todos sus inventos. Peral rompía así con un cuarto de siglo de dedicación a la Marina, primero como capitán de navío en Cuba y Filipinas, luego, cuando una infección le incapacitó para navegar, como profesor de Física y Matemáticas en la Escuela Naval. Cuando Peral salió por la puerta de atrás de la Marina, un amigo suyo destrozó el «aparato de profundidades», otro de los inventos de Peral que daba estabilidad a la inmersión.

Aunque nunca vio navegar oficialmente su submarino, Peral renunció a comercializar su invento en otros países. Su sentido patriótico y una larga estirpe militar en su familia impedían que pudiese protagonizar un acto tan turbio. Murió joven y menos rico de lo que pudo haber sido, a los cuarenta y cuatro años, de un tumor cerebral.

Otras efemérides de este día que deberías conocer

1157: Nace el rey inglés Ricardo Corazón de León.

1504: Se presenta en Florencia la gran obra de Miguel Ángel, el David.

1620: Los tercios españoles, con Ambrosio Espínola al frente, derrotan a los electores del Palatinado en la batalla de Montaña Blanca.

1645: Fallece Francisco de Quevedo.

1925: Victoria de Alhucemas con ayuda francesa y la dirección de Primo de Rivera.

6
comentarios
Escribir comentario
1 pelayo_lr, día

Para mayor precisión, la botadura fue en aguas del arsenal de La Carraca, en San Fernando (Cádiz). Si se limita a decir Cádiz puede pensarse que fue en aguas del puerto gaditano, lo cual es inexacto.

2 sergio, día

Si hubieran apoyado el proyecto y hubieramos tenido un submarino en Cuba, la historia habria cambiado y la marina americana no hubiera echo tiro al plato con nuestra armada con tantas vidas sacrificadas a los tiburones.

3 José Antón Calvo, día

Una precisión a Sergio: en Cuba disponíamos de una nueva clase de navios: la clase destructor. Armados con torpedos, fiados de su velocidad y maniobrabilidad más en su blindaje, de haber dejado a Villaamil hacer un uso correcto de los mismos el resultado podría haber sido muy otro. El mando de la escuadra estadounidense era tan solo un poco menos cauto que el de la española (en descargo de los EUA hay que decir que el segundo era un marino capaz y osado), cabe en lo posible que de haber sufrido daños de cierta consideración en unos pocos navíos se hubiesen retirado.

España ha tenido la honra de contar con los diseñadores de las dos clases de navío que marcaron el futuro, y la vergüenza de no contar con dirigentes (políticos y militares) capaces de sacarles rendimiento.

De haber tenido el submarino de Peral y el destructor de Villaamil con un mando resuelto y dispuesto, la historia de Cuba hubiera sido muy diferente.

4 El villano en su rincón, día

Según se dice, parece que el propio almirante Sampson, conocedor del proyecto de Peral años después del desastre del 98, reconoció que el curso de la guerra hubiese sido muy otro de haber contado España con el arma submarina. País éste.

5 antonio ramos millan, día

Tengo entendido que la primera inmersion fue en aguas de chipiona (Cádiz), por las relaciones de Isaac Peral con los franciscanos del Santusrio de Regla, donde se conserva una medalla conmemorativa del evento. Podrian aclararme este lugar de la inmersion o si tuvo que ver algo el lugar de Chipiona en ello?

6 Carlos F.C, día

Si yo fuese presidente de gobierno hubiese ganado la guerra a EEUU.
Hubiese tenido unos 10 submarinos (altamente secreto) y si lo supiesen serían disuasorios.
A tener en cuenta además que en una década la tecnología del submarino iría a mayores y cada año serían mas sofisticados.
En España casi siempre tuvimos malos o muy malos políticos.

Herramientas