Menú

1741: Heroica gesta de blas de Lezo en Cartagena de Indias

Pedro García Luaces
1

Lo que ha convertido a Blas de Lezo y Olabarrieta (1689-1741) —el «medio hombre», como se le llamaba por haber perdido en sucesivos combates una pierna, un brazo y un ojo— en el más grande héroe de la Armada española y el mayor de sus estrategas, es su organización de la defensa del puerto de Cartagena de Indias ante los ingleses, en 1741. George Washington tomaría Nueva York en 1776, tras un enfrentamiento prolongado entre sus 10.000 hombres y los 20.000, entre británicos y mercenarios alemanes, con que contaba el enemigo inglés. En 1807, Santiago de Liniers defendería Buenos Aires de los ingleses, que contaban con 23 naves de guerra con 650 cañones y 12.000 hombres, con la mitad de efectivos y un armamento incomparablemente inferior. Pero a Cartagena de Indias fueron enviados en 1741, después de dos intentos fallidos de tomar la ciudad, nada menos que 186 barcos y 24.000 hombres. Blas de Lezo sólo tenía seis naves y 3.000 hombres. Las diferencias en armamento y número de soldados eran abrumadoras, pero Lezo no sólo repelió al atacante, sino que le infligió incontables bajas. Nadie, nunca, ni antes ni después, logró emular semejante hazaña. La elección de Blas de Lezo para comandante del apostadero de Cartagena de Indias, hecha por Felipe V, revela hasta qué punto el Rey era buen juez de hombres, aunque es cierto que su trayectoria le avalaba. Había perdido la pierna izquierda en Málaga, durante la Guerra de Sucesión Española, en un enfrentamiento del conde de Toulouse, a cuyas órdenes se encontraba Lezo, con la escuadra anglo-holandesa del almirante Rourke. En la defensa de Tolón, sitiada por los ingleses en 1707, perdió el ojo izquierdo. A los veintitrés años, en 1710, alcanzó el grado de capitán de fragata. Ya era capitán de navío en 1713, cuando se inició uno de los últimos y más reñidos episodios de la Guerra de Sucesión: el sitio de Barcelona, que duraría hasta el 11 de septiembre de 1714. Allí, Lezo perdió el brazo derecho en su heroica acción, que le llevó a sacrificar parte de su escuadra: incendió varios barcos para poder pasar entre ellos en medio de la humareda. Ni su coraje ni su fidelidad a la corona conocían límites, y jamás discutió una orden: se arreglaba con lo que tenía. Murió cuatro años más tarde en la misma Cartagena.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:

1568 Derrota de los partidarios de María Estuardo en Langside, cerca de Glasgow.

1604 Incendio en el Palacio de El Pardo que consumió algunos importantes cuadros.

1882 Nace el pintor francés George Braque, fundador, junto a Picasso, de la escuela cubista.

1917 Se producen las apariciones de la Virgen de Fátima a tres pastorcillos de la aldea de Cova de Iria.

1931 Se va aplacando la quema generalizada de conventos que comenzó el día 10, a las pocas semanas de proclamarse la Segunda República Española.

1
comentarios
Escribir comentario
1 Lucas, día

La historia no tanto se niega a revelar como venció Blas de Lezo a la Corporación Británica, sino que, aún se niega a confesar verdaderamente que fue lo que venció o retardó Blas de Lezo en la historia. Pero, hoy nos podemos dar cuenta del poder supranacional de los masones y su plan de monopolización mundial; ellos, en todos estos siglos se han encargado de la dirección de la gran fábrica de mentiras ideológicas; con el fin de producir armas, guerras, guerrillas, préstamos, pobreza, mercado negro, expropiaciones, saqueos, etc... Solo para que en todo el mundo domine la razón de la Corporación Británica.
Ellos, en Cartagena de Indias, con la segunda flota naval más grande conocida hasta ahora en la historia, pretendieron instaurar el inicio de su soberanía y lengua mundial, y a la vez, vengarse del terror de sus piratas y saqueadores; pero resultó que si no se “viengan” a Jamaica, Blas de Leso los mata a todos.
La dirección masónica mundial preparó ese escenario de desamparo y traición en Cartagena de Indias, para adueñarse de América e humillar a Blas de Leso, pero salieron trasquilados. Décadas después, cuando vencieron a Napoleón Bonaparte, en Trafalgar y Waterloo, profundizaron el cuento de las falsas independencias americanas, para que creyéramos que en América, somos libres, y no los volviese a espantar otro Blas de Leso.
http://www.lucasblancoacosta.com/medio-hombre.php

Herramientas