Menú

1645: Sor María de Jesús de Ágreda, confidente y consejera de Felipe IV

Pedro García Luaces
0

El 7 de agosto de 1645 Felipe IV enviaba una de sus habituales misivas a sor María de Jesús de Ágreda, confidente y consejera del monarca en el tramo final de su reinado. Llevaban dos años carteándose, desde que el Habsburgo visitara su convento de camino a Cataluña para aplacar la revuelta de los segadores. El Rey acababa de destituir a su valido el conde-duque y empezaba a ser consciente de la deriva que tomaba su gobierno. «Me siento viejo y de poco provecho», diría al cumplir los cuarenta años.

Felipe encontró consuelo en la conversación con la monja y le rogó que comenzaran una relación epistolar. La correspondencia entre Felipe y sor María no se limitaba al consejo espiritual, sino que acometía temas de gobernación que la monja siempre resolvía desde la moralidad y el sentido común. No era tanto el alcance de los consejos como la fuerza que transmitían lo que el Rey, apocado e indeciso, necesitaba. La principal preocupación de Felipe IV en agosto de 1645 era la paz, «la deseo tanto —diría— que aunque sea perdiendo algo vendré a ella». Al Rey le pesaban los muertos de Flandes y la religiosa, con su habitual criterio, le animará a conseguir la paz para que la guerra «no cargue en la sangre de los pobres». Tres años más tarde el monarca firmaría la Paz de Westfalia.

Sor María de Jesús había nacido en Ágreda, en el seno de una familia hidalga de profundas convicciones religiosas. Al cumplir los dieciséis años toda su familia decide tomar los hábitos y su casa queda convertida en convento. Las mujeres formaron congregación y los hombres, con un padre contrariado pero obediente, ingresaron en los franciscanos. Santa Teresa de Jesús había profetizado veinte años antes: «Este jardín de Ágreda ha de producir para la Iglesia una fragantísima flor».

Sor María vivió desde niña con total sobriedad y virtud y con la edad su rutina fue ganando en austeridad y mortificación. Dormía dos horas, no probaba carne, pescado, ni lácteos, se sometía a la penitencia de la cruz... La monja estaba habituada a los arrobos, los accesos extáticos y las revelaciones sobrenaturales, ganando una fama de santidad que le llevó a ser abadesa con sólo veinticinco años.

Otras efemérides de este día que deberías conocer

1348: Pedro IV entra en Zaragoza y ahorca a trece personas relacionadas con la revuelta de los nobles.

1362: Tratado de Clermont Ferrand entre el rey de Francia y Enrique de Trastámara.

1819: El ejército español es derrotado en la batalla de Boyacá por las fuerzas de Simón Bolívar, hecho que precipita la independencia de Nueva Granada.

1876: Nace Margarita Gertrudis Zelle, la popular espía Mata Hari.

1938: Fallece Constantin Stanislavski, director de teatro ruso, creador de un método de composición del personaje.

0
comentarios
Escribir comentario

Herramientas