Menú

1598: Francisco de Zurbarán, el desconocido reivindicado

Pedro García Luaces
1

El 7 de noviembre de 1598 nace en Fuente de Cantos, Badajoz, Francisco de Zurbarán Salazar. Hijo de un comerciante rural de origen vasco, su familia tiene suficiente posición como para mandarle a estudiar a Sevilla, al taller de Pedro Díaz de Villanueva. Permanecerá sólo tres años y regresará a su Extremadura natal para casarse y montar un modesto taller en la localidad de Llerena. En aquel remoto lugar logrará crecer el pintor y ganarse un nombre sin más padrinos que los humildes priores de los monasterios de su entorno. Zurbarán fue un pintor de monjes y frailes. Su obra captura con naturalidad la vida monástica de silencio y retiro, vida sencilla y bella que en ocasiones trasciende al milagro, pero sin el dramatismo del rigor ascético.

Su buen trabajo le abrirá de nuevo las puertas de Sevilla, siempre de la mano de las órdenes religiosas, donde encontrará aposento su inspiración. Por su estilo y formación Zurbarán se encuadra en la escuela sevillana, pero su desarrollo queda quizás mermado por la necesidad del encargo y el aislamiento de su retiro rural. Sus cuadros son sencillos en composición y perspectiva, aunque complejos en la utilización de la luz y el claroscuro. En 1626 los dominicos le llamarán para realizar la primera de sus grandes obras, 21 lienzos para el convento de San Pablo. El pintor va ganando renombre y podrá asentarse en Sevilla, ciudad que le prodigará encargos y atenciones, sin que llegue a despojarse del todo de esa condición de jornalero del pincel.

Eran tiempos de vino y rosas, en los que a Zurbarán le llaman «maestro de la ciudad de Sevilla». No faltarán quienes, como Alonso Cano, protesten por ese repentino favoritismo hacia el recién llegado, pero el extremeño no es un advenedizo, en sus corvas restalla la dureza y soledad del camino recorrido. Su arte está en plena madurez y se atreve a alternar el contenido religioso con magistrales naturalezas muertas. En 1634 es llamado a la corte, pero su estilo no sobresale en un ambiente acostumbrado a lo exquisito y absorto en la excelencia de Velázquez. De vuelta a Sevilla Zurbarán disfrutará de su apogeo creativo y nos dejará sus grandes ciclos monásticos, sobre todo el de la Cartuja de las Cuevas, en Sevilla. Con la muerte de su segunda esposa y la irrupción estelar de Murillo, su genio empezará a diluirse. Morirá en Madrid el 27 de agosto de 1664.

Otras efemérides de este día que deberías conocer

1091: Los almorávides conquistan Sevilla.

1504: Colón desembarca en Sanlúcar, procedente de su cuarto viaje.

1659: Haro y Mazarino firman la Paz de los Pirineos.

1823: El general Riego es ejecutado públicamente en Madrid.

1867: Nace Marie Curie, científica y Premio Nobel.

1936: Comienza la primera batalla de Madrid en la Guerra Civil.

1
comentarios
Escribir comentario
1 osamorena, día

aquel "remoto lugar" donde creció zurbaran y aquellos "monasterios de su entorno" de los que ustred habla eran la Ciudad de Llerena. sede de una de los 13 tribunales de la inquisicion que habia en el imperio y sede tanbién y residencia habitual de los Maestres de la mismisima Orden de Santiago en lo que actualmente conocemos como España. informese mejor antes de escribir y hable con propiedad que su incultura no tiene nada que ver con la grandeza del que casó dos veces en Llerena. Lo que usted llama un "lugar remoto" era un verdadero centro de poder en el siglo de oro del Imperio español. "El que no sabe es como el que no vé."

Herramientas