Menú

1549: Sepúlveda-Las Casas: controversia de Valladolid

Pedro García Luaces
0

El 3 de julio de 1549 el Consejo de Indias, a instancias del rey Carlos V, mandaba detener la conquista. Las denuncias de un fraile, Bartolomé de las Casas, sobre los abusos cometidos por los conquistadores desembocarían en la Controversia de Valladolid, un fecundo debate entre Juan Ginés Sepúlveda y fray Bartolomé de las Casas, que puso sobre la mesa las dos principales corrientes sobre la legitimidad de la conquista y el derecho de la corona a someter a los indios.

Bartolomé de las Casas era partidario de una evangelización pacífica que podía nacer de la mezcla en comunidades de indígenas y españoles, con el fin de acelerar su proceso de civilización. Para Las Casas existía una legitimación formal en el proceso de conquista y evangelización rubricado por el Papa en su bula Inter Caetera, pero ello obligaba precisamente a realizar un recto ejercicio de poder, que convertía en ilícito el sometimiento violento.

Juan Ginés Sepúlveda consideraba, por su parte, que no era lícito someter a los indios al Derecho, ni siquiera al Derecho Natural dado que ellos mismos violaban sus preceptos. Para Sepúlveda, incluso la Ley Natural exigía un mínimo de desarrollo civilizatorio. No defendía la esclavitud ni la requisición de los bienes indígenas, ni ninguna clase de trato injusto o abuso de dominio, sino una primera fase en la que se legitimaba la fuerza para arrancar de sus costumbres las prácticas paganas, que iban desde la idolatría a los sacrificios humanos, para después «con afabilidad, impulsarlos a que adopten el Derecho Natural y con esa magnífica preparación para aceptar la doctrina de Cristo, atraerlos con mansedumbre apostólica y palabras de caridad a la religión cristiana». Sepúlveda entendía que en esa primera fase podían darse las causas para una guerra justa.

A medio camino entre uno y otro se erige la figura de Francisco de Vitoria, defensor de la aplicación del Derecho Natural. Vitoria rechazaba la guerra justa de Sepúlveda, puesto que todos los seres racionales eran objeto de derecho. Vitoria era partidario de una conquista tutelar y pacífica, con la fuerza como último recurso y siempre orientado a la defensa, no a la conversión forzosa, que consideraba sacrílega, pues simulaba o coaccionaba un acto que debía ser libre.

Otras efemérides de este día que deberías conocer

1726: El padre Feijoo publica el primer tomo del Teatro crítico universal.

1863: Batalla de Gettysburg.

1866: El ejército prusiano derrota a los austriacos en la batalla de Sadowa.

1883: Nace el escritor checo Franz Kafka.

1888: Nace Ramón Gómez de la Serna.

0
comentarios
Escribir comentario

Herramientas