Menú

1548: Felipe II inicia el felicísimo viaje

Pedro García Luaces
0

El 2 de octubre de 1548 Felipe II, todavía príncipe, iniciaba el conocido como «felicísimo» viaje, en el que visitará a su padre en los Países Bajos para conocer a sus futuros súbditos. Felipe tenía ventiún años y ya llevaba un lustro gobernando en España ante las ausencias del Rey. Sin embargo, nunca había salido del país y eso, para un rey viajero como Carlos V, suponía una carencia en la formación de su hijo. Por otro lado estaba la propia ambición de Felipe, que no quería ser mero espectador del reparto de la fabulosa herencia del emperador. Felipe debía darse a conocer y seducir a sus súbditos flamencos, pero no sólo a ellos. Dicen que el príncipe preparó la ruta de su felicísimo viaje para navegar hasta Italia y acceder por el norte del Milanesado hasta Alemania. El príncipe deseaba también la corona de emperador.

Partió el futuro Felipe II el día 2 de octubre con un suntuoso cortejo dispuesto a deslumbrar a la nobleza europea. El príncipe no viaja solo. Lo más granado de la aristocracia española le acompaña, incluidos los duques de Alba y de Sessa. En Italia movilizará a los tercios para que su paso por Alemania vaya acompañado de la consiguiente exhibición de poder. Serán seis meses de recepciones, bailes y banquetes en los que la nobleza europea competirá por agradar y rendir pleitesía a nuestro príncipe, del mismo modo que éste se esforzará por resultar tan afable y refinado como los nobles italianos, beber tanta cerveza como los príncipes alemanes y flirtear con todas las damas. En Bruselas, el heredero se encuentra con su padre, al que nota avejentado. Juntos viajarán por los Países Bajos y el Rey trasladará a su hijo las últimas lecciones magistrales sobre el arte de gobernar y el carácter de los pueblos.

Tres años después de partir, maduro, viajado y cosmopolita, Felipe regresará a España para tomar las riendas de su reinado. No logrará el trono imperial, pero el viaje ha sido la gran experiencia de su corta vida. Su nulo don de lenguas, su fama de abstemio, su poca pericia en las justas y sus excesos con las mujeres habían jugado en su contra. En cualquier caso, su prudencia había evitado que las cosas pasaran de ahí. Pronto iba a ser más poderoso de lo que ningún príncipe europeo había soñado y, ante esta circunstancia, la simpatía era secundaria. Bastaba con infundir respeto, cuando no temor.

Otras efemérides de este día que deberías conocer

1187: El sultán Saladino reconquista Jerusalén. Un duro golpe para los cruzados.

1700: Finaliza la dinastía de los Austrias en España, con el testamento de Carlos II.

1797: Godoy emparenta con los Borbones tras su matrimonio con Teresa Villabriga, prima de Carlos IV.

1808: Entrevista en Weimar entre Goethe y Napoleón, quizás los más grandes hombres de su tiempo.

1928: Fundación del Opus Dei por Josemaría Escrivá de Balaguer.

0
comentarios
Escribir comentario

Herramientas