Menú

Londres; insomnios, capitalismo e individuos

Mario Vaquerizo
0
Buenos días, amiguita...

¿Cuántas horas, días, llevas sin dormir? El estado de nervios en el que te ha metido de lleno la eminente grabación de tu disco en tu ciudad favorita (Londres) no solo te ha provocado un insomnio infinito sino que ha desembocado en un fastidioso e incómodo resfriado que te ha-nos obligado (muy a tu pesar) a retrasar un par de día nuestro ansiado viaje.

No te preocupes, todo está controlado; los productores no paran de mandar e-mails muy animosos acerca de cómo están quedando las programaciones; el apartamento elegido por la disquera en un barrio de lujo promete; eso por no hablar de las letras tan maravillosas que Nacho y tú habéis compuesto para la ocasión…Así que relájate.

Yo, que ya te conozco, estoy tranquilo ya que a ti lo cambios, aún siendo buscados y deseados, siempre te desestabilizan; pero eso dura poco, lo sé por experiencia, y tú deberías saberlo. Además en menos de veinticuatro horas estaremos paseando por el centro de Londres, atracando los grandes supermercados que tanto te gustan a ti y a Nacho para acumular comida (yo optaré por cervezas; Nacho ya me ha avisado que quiere mimetizarse con la cultura cervecera tan extendida allí) y devorando las tiendas de libros del Soho aunque al día siguiente no recuerdes nada ya que estarás dopada y colocada de trankimazín ¡¡Ese miedo a viajar en avión!!! A ver si aprendes de tu compañero de grupo que ya lo ha superado…Bueno tampoco quiero que lo veas como un reproche. Todos necesitamos adiciones (ya sean físicas o mentales), todos tenemos manías que aún siendo conscientes de que podían desaparecer siempre nos negamos a ello.

Ayer por la noche pensaba que siempre que iniciamos la gestación de un nuevo disco de Fangoria el entusiasmo se apodera de mi; Eso lo descubrí con el anterior en un momento (muy reciente la muerte de Angelito) en el que mi estado de ánimo a penas me permitía tener ilusión por nada.  “El Extraño Viaje” me sirvió de mucho; me sirvió para recuperar mi espíritu emprendedor y entusiasta…

Lo mismo me pasó allá por el mes de Febrero de este año cuando Nacho trajo las primeras maquetas de este disco; Me encanta coger el calendario; empezar a bloquear días con tanta antelación para hacer la portada, preparar la pre promoción, reunirme con la discográfica, pensar en las presentaciones en directo….

Y cuando nos metemos en el estudio me veo muy reflejado en los Ramones en un documental que vimos donde ellos decían: “Con este disco vamos a arrasar...; Vamos a vender mucho…!!”

 

Bien es cierto que Nacho y tú sois más cautos (¿cuestión de edad?). En ese momento me abandono a alucinar pensando en miles de discos vendidos, estadios multitudinarios y demás marcianazas que a ti nada te gustan, a Nacho solo un poquito y a mí me apasionan. Pero ahí radica nuestro éxito; en el equilibrio. El equilibrio que hemos conseguido entre Nacho, tú y yo. Cuando os ponéis raras, experimentales y habláis de sonidos fríos os doy el toque, y cuando yo me vuelvo loco me devolvéis a la realidad. Una realidad que a día de hoy es perfecta: Fangoria hace lo que quiere, sois respaldados por quiénes tenéis que serlo y cada día estáis más guapos…

Dejando estas cuestiones a parte te diré que me ha gustado mucho tu teoría acerca de Gran Hermano. A mi no me interesa nada el programa; esa gente no me seduce lo más mínimo (los veo vulgares; y mira, que la ordinariez me pone) y no entiendo el interés generalizado y mayoritario que despiertan en el resto de los mortales.

De los tres modelos social-políticos (inspirados por Jiménez Losantos) que destacas yo me quedo siempre con el modelo Capitalista.

Ya estoy oyendo las críticas, los gritos en el cielo de los absurdos “políticamente correctos” que no admitirán y que condenarán (¿dónde está la tolerancia?) una declaración como esta.

Pues sí; creo en la individualidad; abogo por la diferencia de las personas, el clasismo y la diferencia social.  Y solo porque la vida misma es así.

Por favor, que no se me malinterprete.  No estoy hablando de que me niegue a que la gente tenga oportunidad de poder acceder, de poder tener un buen trabajo,  vida diaria digna y demás logros;  eso lo reivindico, pero no tolero la comodidad y la vaguería así como la demagogia de muchos que solo quieren vivir del cuento. No soporto a  aquellos estudiantes de carreras universitarias que consideran que por el mero hecho de pasar cinco años en la facultad (y copiar exámenes y no acudir a clases) tienen el derecho (y otros el deber de otorgar) a un puestazo con gran sueldo.

No hija, no. Reivindico la capacidad de esfuerzo, la iniciativa, el tesón y la constancia. Solo con eso el éxito está asegurado. Al menos eso es lo que yo he vivido y sigo viviendo a día de hoy. Porque el acomodarse es malísimo….

Y esto me lleva a reflexionar en algo que hasta hoy no había descubierto y es el saber delegar en las personas; el saber trabajar en equipo. Hasta hace muy poco vivía angustiado ya que pensaba que todo lo tenía que hacer yo; no me fiaba de nada ni de nadie, pero desde hace unos meses he llegado a la conclusión que por fin puedo dar nombres y apellidos de personas como yo que me hacen pensar que en breve podré formar con ellos mi Factory particular. En mi próxima entrega te desvelaré a todos ellos...


Vamos a usar este espacio para comunicarnos, dejarnos recados, enseñarnos las fotos y noticias que descubrimos... para contarnos todas esas cosas que no nos da tiempo a comentar en el día a día. Esto es, en definitiva, un blog cerrado al que sólo tenemos acceso nosotros dos, una extensión de nuestra vida

Instagram

Herramientas