Menú

Blanco miente, ZP también: ¿Se quieren ir de rositas?

6

La víspera del 14-M de 2004, en aquellos lejanos días en que no existían Twitter ni Facebook por estos lares, el Partido Socialista congregó a sus bases frente a las sedes del PP a través de la tecnología punta de la época, el SMS. En el más reenviado se movilizaba al gentío mentando a la ‘bicha’ del momento: “¿Vas a dejar que Aznar se vaya de rositas?” Lo cierto es que el bofetón de las urnas, aunque se lo llevó Rajoy, debió dolerle al expresidente más que a ningún otro.

El Partido Socialista debe sentirse en horas muy bajas para, después de cuatro años de crisis –y cuando ya no cuela seguir culpando a Bush, pues América y el resto del mundo hace más de un año que crecen-, centrar su discurso en los últimos días en que los males que padecemos son la herencia del Partido Popular.

El martes, Zapatero explicó en el Senado que “durante la etapa del PP en La Moncloa se generó una burbuja inmobiliaria que produjo un endeudamiento “insostenible”, el cual el Gobierno persigue reducir con las reformas estructurales aprobadas”, y que el 70% de los nuevos parados son resultado de la expansión inmobiliaria desatada por las leyes aprobadas por el PP en su primera legislatura. ¿A qué leyes se refiere, presidente? ¿A la ley del Suelo? Antes de hablar le hubiera convenido leer nuestro post del viernes con sus comentarios.

Ayer, Blanco, nuestro “007 inmobiliario” -dicen que no le gusta que le llamen agente-, se ha presentado en Londres para vender las bondades de España y animar al personal, todavía resacoso del bodorrio, a comprar un pisito en el Mediterráneo. (Les voy a contar una cosa: el pasado miércoles santo, el día de la final de la Copa del Rey, un fabuloso yate atracó frente a la playa de Levante de Benidorm. Esa noche, durante el partido, era posible, con prismáticos, ver dos enormes pantallas gigantes donde se proyectaba el trascendental ‘match’. ¿Y saben quién estaba allí? Nada menos que el príncipe Guillermo y sus colegas, de despedida de soltero. Difundir esta noticia hubiera sido mucho más eficaz que cien visitas de Blanco)

Allí, según cuentan las crónicas, Blanco ha retratado la burbuja inmobiliaria como un problema heredado de los gobiernos populares y se ha presentado a sí mismo como un mero apagafuegos intentando mejorar la situación. “Esto es lo que algunos llamaron el milagro de la economía española”, proclamó, “pensaron que un crecimiento coyuntural era un crecimiento estructural y de aquellos lodos vinieron estas aguas (sic)”.

Queridos presidente y ministro: si bien es cierto que el Partido Popular tiene responsabilidad en la apuesta del ladrillo como motor económico de España en los últimos noventa y primeros dos mil, la situación actual de nuestra economía es de responsabilidad exclusiva del Gobierno socialista, fruto únicamente de sus acciones y de sus omisiones. Y no lo digo yo. Miren, miren lo que dijo su exministra Trujillo hace dos meses, y que yo mismo les resumo:

Poco o más bien nada le gusta a María Antonia Trujillo su excolega Pedro Solbes, al que dedica unos cuantos reproches: de entrada, le recrimina no haber eliminado la desgravación por vivienda en un momento en que sólo contribuía a recalentar el mercado. Enseguida le acusa de no haber apoyado la Ley de Sobreendeudamiento que ella promovió para evitar el previsible problema de las ejecuciones hipotecarias. El tercero, la defensa de don Pedro que la vivienda es un bien de inversión y no un bien de uso, como ella piensa. El cuarto no puede ser más explícito: “desde el 2004 trabajé en esta dirección para acabar con la burbuja, lo que no quiere decir que otros trabajaran en esta misma dirección, como el Ministro de Economía”.

Y para Blanco también guarda recaditos: la falta de oportunidad al eliminar la desgravación por compra de vivienda; la imperiosa necesidad de liquidar primero el stock antes que otro tipo de medidas que aumentan el mismo; y la mejor: lo absurdo de afirmar que es un buen momento para comprar cuando –con independencia del nivel de precios- a cinco millones de parados les suena a chiste.

Por si les parece poco, o por si me argumentan que la exministra es una resentida, les paso este documento del profesor Pablo Fernández, del IESE, que hace un repaso de las frases lapidarias con que ustedes y sus compinches nos han obsequiado en estas dos legislaturas gloriosas. Les adelanto algunas de las mejores perlas:

De entrada, un extracto de la carta enviada por los Inspectores del Banco de España a Solbes el 26 de mayo de 2006:

“…crecimiento desordenado del crédito…”; “…conceder operaciones cuya rentabilidad no justifica el riesgo asumido…”; “el número de familias que tendrá que afrontar dificultades crecerá de manera alarmante…”.

Y a continuación, algunas de las valoraciones de su Gobierno:

25-4-07: “Yo no veo afectado para nada el sector de la construcción” (P.Solbes)

14-1-08: “La crisis es una falacia, puro catastrofismo” (R. Zapatero)

11-2-08: “Los que auguran el riesgo de recesión no saben nada de economía” (P.Solbes)

5-6-08: “Este es el momento oportuno de comprar vivienda” (B.Corredor)

25-2-09: “El sistema financiero español ni ha tenido ni tiene problemas” (MAFO)

8-6-09: “No hay ninguna caja que necesite ser intervenida” (E.Salgado)

10-7-09: “El problema, si me permitís, es que el PIB es masculino” (L. Pajín)

2-12-10: “Ahora podemos decir que estamos saliendo de la crisis” (E.Salgado)

Espero, querido presidente, que tampoco se vaya de rositas y que la merecida bofetada electoral, aunque se la lleve Rubalcaba, Chacón o vete tú a saber, le duela a usted tanto o más como le dolió a Aznar.

6
comentarios
Escribir Comentario
1 tamara, día

No nos estas contando nada nuevo. Ya sabemos que la culpa es de zapatero, sabemos que la culpa también la tiene el PP. Pero parece que es más facil decir quien tiene mas o menos culpa en lugar de proponer soluciones y empezar a actuar. Los dos partidos son igual de cobardes y esto parece la prensa rosa de la política española.

2 fernando, día

Tamara,
No estoy de acuerdo contigo. Hay un número inmenso de ciudadanos en nuestro país que no escuchan o creen otra cosa que lo que dice su partido, sindicato y otras instituciones. Lee el informe “Apuntes y preguntas sobre la “crisis”” del Profesor Fernández al que José Luis hace referencia y enlaza desde su artículo. Es demoledor.
Sin embargo, muchos nunca lo leerán pues antes lo desestimaran como un esfuerzo para desprestigiar, ignorantes de su contenido, como hacen con todo lo que no retrate favorablemente a sus correligionarios. En mi opinión, ahí radica el problema: demasiados han rendido su juicio y sentido común a instituciones que piensan por ellos y no quieren o no les dejan esas instituciones analizar y juzgar la realidad. Esos mismos siguen instalados en un discurso de demanda de derechos en el que nunca se ponderan las obligaciones que estos conllevan y huyen hoy más que nunca de lo que más nos falta: responsabilidad.
Hay que comenzar por aceptar la realidad para poder analizar causas, consecuencias y posibles soluciones y yo creo que muchísimos aún no quieren contemplar la humillante realidad, lejos de poder comenzar a aceptar responsabilidades. Dejarles "irse de rositas" no conduce más que a que los siguientes puedan contemplar actuar de igual manera, de no tener que aceptar responsabilidades.

3 tamara, día

Estoy de acuerdo contigo que la gran mayoría de la gente no escucha o no quiere ver. Pocos leen los periódicos de un lado y del otro para hacer sus propios juicios. Pero ¿Y no crees que una de esas responsabilidades es haber reconocido el problema de la burbuja inmobiliaria desde hace años? Así como haber reconocido la crisis hace tres años... La culpa es de muchos no de uno solo.

4 fernando, día

Pues estamos de acuerdo en mucho!
Mira los debates Solbes-Pizarro de las pasadas elecciones donde ya se habla del recalentamiento de la economía. Pero hacer, hacer, no hicieron nada para enfriarla o comenzar a corregir sus debilidades. Que es responsabilidad del gobierno, no de la oposición.
Con respecto a la burbuja inmobiliaria, allí se metió todo el que pudo. Lo que les arrastrara a cada uno a meterse tiene que analizarlo cada uno, al menos cuando hablamos de individuos. A algunos les salio bien y a muchos muy mal, esos que hoy se indignan escuchando las predicciones de caídas, de estancación del sector inmobiliario durante años. De las compañías… Esas están ahí para hacer dinero. Muchas hicieron mucho sin preocuparse de si era sostenible y unas cuantas, bancos, cajas, constructoras, promotoras también se han pillado los dedos. Pero se han amparado en las consecuencias que tendría dejarlas caer y las hemos tenido que apuntalar con los esfuerzos y dineros de los ciudadanos.
Y, tienes razón, responsables somos todos. A cada uno lo suyo. Pero, mira quien quiere convencernos de que ellos son solo las victimas de circunstancias y de administraciones pasadas. Los mismos que nunca hablan de responsabilidades, los mismos que otorgan derechos y reparten a manos llenas pero nunca dicen de donde viene o va a venir lo que tan generosamente reparten…

5 Sin definir, día

6 ¿Fue la Ley del Suelo de Aznar el origen de la burbuja inmobiliaria? « Un bosque de matices, día

pero no termina de obtener resultados porque como en tantas otras cosas, al gobierno de ZP le sobraban palabras bonitas pero le faltaban hechos concretos. Más bien al contrario: al final no se terminó de alimentar la burbuja inmobiliaria hasta que ya

Herramientas